Pacientes
Usuarios
Estudiantil
Médico
De CAS
"Ojala y hubiera más instituciones como ésta" María Concepción Martínez Peña, paciente del CAS. La presente es para comunicar a quien lo lea: que yo tengo tres años de venir a esta institución Centro de Asistencia Social. Una conocida me invito a que viniera, ya que tengo años de padecer reumatismo, me hicieron muchos estudios principalmente en el seguro social y nunca vieron nada a tal grado me puse mal que ya no caminada, tenia que sentarme con los pies estirados por que me dolía mucho o tomaba el pesero o cualquier transporte y tenia que pararme dos paradas antes para que mis piernas pudieran reaccionar. Gracias a la institución en donde me atendieron, ya puedo caminar, ya puedo bajar escaleras y me siento bastante bien. Gracias al Dr. Moreno y a todo el personal que labora por que hacen muy buen equipo y hay un buen trato con toda la gente.
Estoy contenta y muy agradecida por que lo que han hecho por mi. No lo pagaría nunca. Ojala y hubiera más instituciones como esta. Gracias. "Esta clínica sigue siendo muy buena pues sus precios son accesibles" Ramona Segura Rubio. Recuerdo que desde el año 1977 que yo llegué a esta institución para atención de mis hijos que eran pequeños yo quede complacida, pues mi hijo Jorge tenía tiempo con un padecimiento de la garganta, en otros lugares no lo habían atendido, me decían que lo tenía que operar, yo no contaba con los medios económicos. Desde la primera consulta que tuve con el Dr. Moreno yo observe la mejoría y no fue necesaria la operación pues a base de tratamientos el sanó, y desde ese tiempo yo sigo en la institución, pues tengo muchos beneficios, tienen rayos x, laboratorio, dentista, personal muy capacitado y precios al alcance de todos, los médicos que prestan sus servicios cuentan con experiencia. El personal que aquí labora siempre esta dispuesto para ayudar y orientar al paciente, tenemos farmacia aunque ya no tan surtida como en 1977, recuerdo que a mis hijos les deban dotación de alimentos, leche en polvo para alimentarlos a muy bajo precio. Pero aun así esta clínica sigue siendo muy buena pues sus precios son accesibles. Felicito y agradezco al personal que labora aquí. Gracias a la administración están haciendo una labor en beneficio de los que menos tienen.
"La trabajadora social del CAS, me llamó por teléfono solicitando mi presencia lo antes posible en la institución"
Ernestina Cano Me llamo Ernestina Cano, tengo 46 años soy originaria del Distrito Federal, vivo en la delegación Iztapalapa con mi esposo, y un hijo, soy paciente del Centro de Asistencia Social desde 1993, recuerdo que llegué a esta institución por presentar dolor en la cintura y muy desguanzada, mi orina tenía un olor desagradable, dolor de cabeza, recuerdo que el Dr. solicito algunos estudios para descartar infección en vías urinarias o problema de riñón. Los resultados de laboratorio reportaron un poco de anemia y e infección en la orina, pero yo continuaba con dolor sin ganas de realizar mis actividades, me dieron tratamiento. En 1995 me realizó el estudio de papanicolaou y el resultado es normal con proceso inflamatorio. En 1997 me practicó otro estudio de papanicolaou el cual presenta infección por bacterias, me dan tratamiento, me solicitan estudio de ultrasonido el cual reporta quistosis ovárica. En el mes de mayo del 2000 me practiqué el estudio de papanicolaou, como no acudía por mis resultados la Trabajadora Social del CAS, me llamó por teléfono solicitando mi presencia lo antes posible en la institución , el día de mi consulta el Dr. me informó que el estudio presentaba alteraciones , el diagnóstico displasia leve NIC 1 imagen de virus de papiloma humano, bacterias, por lo cual me refieren al Instituto Nacional de Cancerología donde me practican otro estudio de papanicolaou y colposcopia, los resultados de octubre reportan normales después de tratamiento. Me citan en un año para repetir estudios. El 30 de enero del 2001 deciden realizarme cirugía de colecistomia en el Instituto Mexicano del Seguro Social. En el año 2003 presente crisis emocionales, le pregunté al Dr. si podía acudir al servicio de psicología, dure año y medio en tratamiento y afortunadamente me di cuenta que la única persona que me podía ayudar era yo misma. Cada año partir del año 2000 me realizo mi estudio de Papanicolaou y entendí que si no hubiera acudido a consulta médica no se que hubiera pasado. "Gracias a la ayuda que el CAS me proporcionó fui entendido, viviendo y aceptando el proceso por el cual estaba pasando"
Juana Nava Hola soy la señora Juana Nava tengo 56 años, soy paciente del Centro de Asistencia Social, desde 1977, llegué a esta clínica por problemas estomacales, en ese tiempo tenía dos hijos, me gustó el trato de todo el personal razón por la cual sigo asistiendo hasta la fecha, también acuden mis hijos y mis nietos, yo cada año me realizaba mi estudio de papanicolaou, los resultados en los primeros años resultaban negativos con proceso inflamatorio. En 1998 inicié con tratamiento para la menopausia, en el 2001 el resultado de mi estudio de papanicolaou reportó negativo con proceso inflamatorio, el doctor me solicita practicarme un estudio de ultrasonido, el cual reporta miomatosis de pequeños elementos, me dan tratamiento y me sugieren practicarme nuevamente estos estudios en una año, reportando los mismos resultados. En el 2004 me practican nuevamente el estudio de papanicolaou el cual reporta displasia leve NIC 1 imagen de virus de papiloma humano, me refieren al instituto Nacional de Cancerología donde se me practica otro estudio y una colposcopia. Me dan tratamiento y me citan en un año, para repetir otro estudio, continué con tratamiento hasta el 2006, donde me dan de alta. Regreso al CAS, solicito otro estudio de papanicolaou para mi tranquilidad y el resultado es negativo. Me costó mucho trabajo superar esta situación ya que me enojó mucho saber que el virus de papiloma humano se transmite por las relaciones sexuales, discutí con mi esposo, lo culpé de todo lo que me pasaba, pero gracias a la ayuda que el centro me proporcionó fui entendiendo, viviendo y aceptando el proceso por el cual estaba pasando. Fueron varios años pero hoy por hoy doy gracias a todas las personas que me atendieron oportunamente para evitar que desarrollara un cáncer. También quiero agradecer al Dr. Moreno que siempre estuvo al pendiente de mi estado de salud y cada una de las personas que trabajan en esta institución, ya que a mí siempre me atendieron muy bien.
“Cupieron las nuevas computadoras para la escuela” En lo que antes fue el salón de mecanografía, hoy encontramos 13 computadores, además de las máquinas de escribir, que cada vez ocupan un espacio más reducido. Todo empezó hace año y medio, cuando Citybank generosamente donó 20 máquinas para nuestra escuela. Tardamos un poco en poder instalarlas, pues ninguna de ellas tenía memoria suficiente. Finalmente quedaron listas para utilizarse 9 máquinas. Gracias a la ayuda de varios prestadores de servicio social, en especial José Luis Santiago de la UIA, se instalaron los programas, se repararon las impresoras que lo requerían, se consiguieron mouse pads y se abrió el primer curso de computación, los sábados por la mañana para las alumnas de secretariado. Desde entonces una de nuestras prestadoras de servicio social siempre se encarga de impartir el curso de computación, que se centra en el uso del Microsoft Office Word, conocimientos básicos de Excel y manejo de Power Point. Con tan pocas máquinas era complicado abarcar a todas las alumnas de secretariado con los cursos de computación y por más que hubiéramos querido ahorrar para ir comprando más equipo, el poco presupuesto que aportaban las alumnas se iba en la compra de cartuchos de tinta para las dos impresoras y costos de mantenimiento. En noviembre de 2000 Horst Witt, director de Merck México, visitó nuestra institución y mostró gran interés por nuestro trabajo. Poco tiempo después, la Lic. Ángela Hernández Gracián, gerente de comunicación, nos honró con su visita y nos trajo una gran noticia, Merck donaría 8 computadoras más para nuestras alumnas. Después de los usuales problemas de memoria (porque queremos que nuestras alumnas trabajen con Office 97), las máquinas están funcionando y tuvimos que cambiar toda la disposición de lo que un día solamente fue el salón de mecanografía. En nombre de las alumnas queremos agradecer a las personas de Merck que se han interesado en nuestro trabajo, su pronta disposición a ayudarnos tan generosamente. Nos encantaría que pudieran ver por ejemplo a Evelia, una alumna de secretariado, que el miércoles pasado me dijo: “Mi papá quiere que deje las clases de computación para salir antes del trabajo y llegar temprano a casa, pero yo no lo voy a hacer. Él no entiende que son importantes para mi futuro, pero yo sé que las necesito." Estas afirmaciones son las que nos hacen seguir tras nuestras metas. “Mi experiencia en la escuela Emil Adolf Von Behring, como becada.”
Adela Mendoza Leal Mi nombre es Adela Mendoza Leal, me siento muy bien en el plantel y quiero agradecerles que me hayan dado la media beca y he aprendido mucho en la escuela, las enseñanzas que nos ha dado la maestra Paty y en el taller de psicología que nos ayudaron mucho en sexología, nos enseñaron varias cosas como no tener relaciones sin protección o tenerlas pero muy cuidadosas. La maestra Paty nos ha enseñado a peinarnos, pintarnos, hacer manicure y pedicure, limpiezas faciales, pintarnos las uñas, aplicar tintes, hacer rayos, cortes, aplicar uñas, decoraciones y peinados con pistola de aire. La entrada es a las 12:00 y salimos a las 15:00 p.m. de lunes a viernes. Tenemos que traer uniforme y el viernes ropa civil y llegar puntuales a la escuela. También hicimos masajes corporales y nos dejó una buena enseñanza. Me gustó cuando fuimos a la exposición del Hotel María Isabel en donde nos enseñaron mascarillas, a poner uñas y encapsularlas y los tonos de las sombras frías y cálidas. Me siento muy contenta en el plantel y les agradezco que me hayan dado la oportunidad de darme la media beca para poder sacar mis estudios adelante y creo que la carrera que tomé es para tener mucho trabajo de ahora en adelante y le agradezco a la maestra Paty por tenernos mucha paciencia a todas y creo que sus enseñanzas no se nos van a olvidar. “Mi experiencia en el Emil, me permite ser una mejor persona.”
Nallely Santana Guzmán Soy Nallely Santana Guzmán y estoy muy agradecida con la escuela Emil Adolf porque gracias a eso me es más fácil pagar mi colegiatura a tiempo. Muchas gracias por preocuparse por las que lo necesitan. Mi experiencia en esta escuela ha sido muy bonita. Me gusta como enseña la maestra, tengo muy buenas compañeras y siento que he aprendido mucho. Los maestros son muy respetuosos. Lo que si me gustaría es que hubiera más comunicación entre dirección y alumnos. De antemano muchas gracias por todo. Dios se los pagará con la vida eterna. “Desde hace tiempo quería estudiar en la escuela Emil Adolf.”
Michele Stephanie Morales Jiménez Bueno yo soy Michele Stephanie Morales Jiménez e ingresé aquí ya que desde hace tiempo conocía la escuela y me interesaba estudiar enfermería, pues para mí esta profesión es muy agradable y me gusta mucho, estar aquí es muy bueno, ya que sé que me voy a realizar como persona y puedo ayudar a las demás personas, pues me han brindado conocimientos teóricos y prácticos y eso me agrada bastante. Aquí he conocido personas muy buena onda y muy agradables que me han brindado su amistad. Esa es mi experiencia. En cuanto a la beca doy gracias por que me ayuda bastante, tanto a mí como a mi familia doy gracias por tenerla, ya que puedo seguir realizando mi sueño de ser enfermera.
Nombre: Kaori Morales V.
Edad: 1 año 11 meses. Diagnóstico:
Retraso psicomotor. Piernas no sostienen peso. Anemia. Baja en peso. Timidez extrema. Primera consulta: 4 de Julio 2007 Hallazgos:
Goiz especial
Ojo-Ojo
Rodilla-Rodilla Terapia: Par Biomagnético
Fisioterapia y Osteopatía Tratamiento:
Kaori fue uno de los casos más sorprendentes que hemos atendido. Llegó en un estado lamentable con nosotros, el 4 de julio del 2007. Tuvo casi 2 años de edad. No caminaba, gateaba poco y no se podía sostener en sus piernas. Además era muy tímida, tenía anemia y había sufrido de gripas repentinas en los últimos meses. La trató la terapeuta Guadalupe Toledo Vilchis; con terapia convencional no iba a mejorar, por eso aplicó Osteopatía y Biomagnetismo Médico, un tratamiento con imanes, una terapia muy efectiva que desarrolló el mexicano Dr. Isaac Goiz Durán. Con esta terapia se pueden detectar y tratar enfermedades de origen bacteriano o virales. Kaori sufrió de un Citomegalovirus (El Par Ojo–Ojo), que le provocó el retraso psicomotor. Al quitarse el virus con los imanes, recuperó, la fuerza en sus piernas. Ella misma percibió el milagro y empezó a abrazar a los 5 terapeutas que estaban en el cuarto de terapia, siendo todos testigos de este bello momento. Este caso fue presentado en el Congreso Internacional del Biomagnetismo Médico ante 900 médicos y terapeutas. Kaori vino personalmente caminando. Fue muy conmovedor. En el Área de Fisioterapia y Medicina Holística hemos tenido muchos pacientes que han podido salir adelante. Todo el equipo de los terapeutas voluntarios damos las gracias por haber recibido apoyo moral y económico. Desde el año pasado tenemos un salón grande y bonito con 7 camillas para poder ayudar a las personas más necesitadas. Con Agradecimiento. Almut Gössler y Lupita Toledo (Coordinadoras del Área Fisioterapia y Medicina Holística del Centro de Asistencia Social)
“200 visitantes en 4 horas, el Día de las Puertas Abiertas fue todo un éxito.” "¿Cuántos pacientes atienden diariamente?", pregunta con interés uno de los visitantes. Verónica, la jefa de trabajo social puede responder a esa pregunta, ya que ella es el primer enlace para los pacientes nuevos del CAS. La sala de espera es el centro de la institución. Aquí las trabajadoras sociales prepararon una exposición con información sobre la historia de algunos pacientes, fotografías que ilustran la labor diaria del CAS, un mapa de la ciudad para ubicar de donde vienen los usuarios, etc. Además estaban a disposición de los visitantes el video del CAS y su página Web. En los consultorios, los médicos generales Dr. Moreno y Dr. Bernal informan sobre las enfermedades más comunes entre la población que acude al CAS. También los odontólogos Dr. Santoyo y Dra. Castro habla de su trabajo. Y no sólo los médicos, sino todo el personal restante del CAS y los miembros de la mesa directiva hablaron de su labor con los visitantes. El recorrido llevó a los visitantes a la Escuela Emil Adolf von Behring, donde además de información completa sobre cada una de las carreras, los profesores y alumnos ofrecieron actividades infantiles. El Dr. Carlos Funes y sus alumnos de Mecánica y Prótesis Dental enseñaron a los niños a hacer prótesis de cera. En el primer piso, las maestras Elidia y Patricia, de cultura de belleza, junto con varias alumnas, maquillaban y peinaban a cuanto niño o niña pisara el salón. Las alumnas de Mario y Ana María, ya todas unas secretarias, presentaron orgullosamente su trabajo y el salón de cómputo. Las alumnas de corte y confección de la maestra Rosa Elena, que además de montar una exposición, repartían cojincitos perfumados entre los visitantes. En el salón de Enfermería, el maestro Eduardo y sus alumnas medían la presión de los visitantes que lo solicitaban. Al mismo tiempo, la Iglesia Luterana celebraba Pentecostés y en el jardín de la iglesia todo visitante del CAS tenía la oportunidad de reestablecer sus fuerzas con rica comida casera. Aquí se realizó la gran rifa de 3 viajes a Europa donados por Lufthansa y 27 premios más. Agradecemos la generosidad de quienes donaron premios (entre ellos varias empresas alemanas) y, por supuesto, de Lufthansa. Gracias también a todos los visitantes y hasta el próximo año. “Día de Reyes en la clínica del CAS” Tres niños miran a través de la puerta de vidrio de la clínica del CAS. Todavía faltan 10 minutos. Adentro las trabajadores sociales como Verónica, Mireya y Reina preparan la mesa de regalos para los niños. Lápices de colores, juguetes pequeños, papel de colores y dulces, donativos recibidos durante el año pasado que serán regalados en este día. Pero todavía hay más. El 6 de enero, día de Reyes, será un día especial para 35 familias beneficiarias del CAS. Cuando a las 10 de la mañana se abre la puerta, los niños se lanzan hacia dentro. Detrás de ellos sus papás, pero a un paso menos vertiginoso. Los niños se sientan en círculo en el suelo y los adultos se acomodan en las bancas de la sala de espera. Hoy los niños son los más importantes y por ello se empieza con juegos para todas las edades: competencias de jalar la cuerda, carreras de sacos, el juego de las sillas, etc. Los papás ayudan a las organizadoras y terminan participando en los juegos. Cuando todos nuevamente han tomado sus lugares, aparece un payaso, con su cara maquillada de colores estrafalarios, sus chistes y sus gracias causan gran alegría entre chicos y grandes. Pero la fiesta no ha terminado, a lo largo del año pasado hemos recibido muchos donativos en especie: juguetes, cobijas, artículos de cocina, etc. Todo está nuevo y viene en su envoltura original. Completamos estos regalos con artículos de la canasta básica y un presente comprado especialmente para cada niño. Con todo esto se hicieron 35 grandes paquetes, 35 grandes regalos. Las familias que hoy fueron invitadas a la clínica del CAS asistieron regularmente a consulta médica durante el año pasado y todas tienen ingresos muy bajos. Hacia finales del festejo llegan tres padres de familia disfrazados de Reyes Magos y entregan los regalos a las familias. Con miradas incrédulas y brillantes, los niños admiran todo lo que han recibido y las familias reparten los bultos entre quienes tienen los brazos más fuertes. Con mucho afecto e intensa satisfacción, el CAS quiere agradecer a todos quienes contribuyeron con donativos en especie y alegrando a tanta gente necesitada.
Mariano Matamoros 281, Col. Tlalpan, Delg. Tlalpan, C. P.14000 México D. F.
Teléfono (55) 55 98 41 44 cas63@prodigy.net.mx